Seguidores

sábado, 6 de febrero de 2010

Barbie Petites Club - María tenía un corderito - Nº 136 - 2008










BARBIE PETITES CLUB (PEEKABOO) nº 136,
"Mary Had a Little Lamb" (María tenía un corderito),

2008, China, Mattel, Asst. N8001, P6575

precio: 7,49€





Esta muñeca hace alusión a una nana de 1890 conocida como "María tenía un corderito", en inglés, Mary Had a Little Lamb, que tiene su propia canción y dice así:

Canción de cuna de Lowell Mason:

Mary had a little lamb,
little lamb, little lamb,
Mary had a little lamb,
whose fleece was white as snow.
And everywhere that Mary went,
Mary went, Mary went, and everywhere that Mary went,
the lamb was sure to go.

It followed her to school one day
school one day, school one day,
It followed her to school one day,
which was against the rules.
It made the children laugh and play, laugh and play, laugh and play,
it made the children laugh and play
to see a lamb at school.

And so the teacher turned it out,
turned it out, turned it out,
And so the teacher turned it out,
but still it lingered near,
And waited patiently about,
patiently about, patiently about,
And waited patiently about till Mary did appear.

"Why does the lamb love Mary so?"
Love Mary so? Love Mary so?
"Why does the lamb love Mary so," the eager children cry.
"Why, Mary loves the lamb, you know."
The lamb, you know, the lamb, you know,
"Why, Mary loves the lamb, you know,"
the teacher did reply.


TRADUCCIÓN AL ESPAÑOL:

María tenía un corderito
Corderito, corderito
María tenía un corderito
Que vellón blanco de nieve tenía.

Y por todas partes donde María iba
María iba, María iba,
Por todas partes donde María iba,
El corderita la seguía.

La siguió a la escuela un día,
Escuela un día, escuela un día
La siguió a la escuela un día,
Y no era permitido.

Los niños se rieron y jugaron
Rieron y jugaron, rieron y jugaron
Los niños rieron y jugaron
De ver en la escuela un cordero.

Luego el maestro lo echó fuera
Lo echó fuera, lo echo fuera
Luego el maestro lo echó fuera,
Pero se quedó muy cerca.

Esperó pacientemente por ahí
Pacientemente por ahí, pacientemente por ahí
Esperó pacientemente por ahí
Hasta que María apareciera.

"¿Por qué el cordero quiere tanto a María?
¿Tanto a María, tanto a María?
Por qué el cordero quiere tanto a María?"
Pidieron los niños.

"Pues María quiere al cordero, sabéis,
Cordero, sabéis, cordero, sabéis
Pues María quiere al cordero, sabéis"
Respondió el maestro.




No hay comentarios:

Publicar un comentario